Sacando partido al armario

In: Lifestyle & Más

On: 17 febrero, 2017

Si en algo me ha cambiado la maternidad es en la “practicidad“. Es decir, me he vuelto más práctica en todos los ámbitos de mi vida: en la organización en casa, con los niños, en el trabajo, en la gestión del tiempo y hasta en las relaciones personales.

Creo que el hecho de ser más práctica (en todos esos sentidos) me convierte también en más flexible ya que los cambios que se van produciendo me afectan menos, aunque a veces siga “comiéndome la cabeza” más de lo debido.

Y la practicidad también ha llegado a mi armario.

Las últimas semanas de la baja de maternidad, antes de incorporarme de nuevo a la rutina laboral, decidí hacer una limpieza de prendas a fondo, ya que sabía que era una tarea que requería tiempo y de eso no ando muy sobrada ahora…

No es que vaya a llegar a los niveles de Marie Kondo, la gurú japonesa del orden, pero comparto con vosotras los pasos que seguí, por si algun@ quiere simplificar lo que tiene guardado en su armario:

1. Sacarlo todo.

Mi primer paso fue sacar toda la ropa fuera del vestidor y colocarla sobre la cama. Aproveché que estuviera vacío para limpiar el vestidor y revisar las perchas que estuvieran en peor estado para tirarlas.

2. Revisar sin pena.

Yo soy mucho de guardar las cosas “por si acaso” y “porque me da pena” deshacerme de ellas, aunque sepa a ciencia cierta que no me las voy a volver a poner en la vida. En esta ocasión, y rescatando esa nueva practicidad, opté por no ponerme nostálgica y ser objetiva:

– Si no me lo puse la dos temporadas pasadas, fuera del armario.

– Si es de épocas anteriores y no me queda bien por la talla (ya sea por grande o pequeño), fuera del armario.

– Si es la típica prenda que está algo “más usada” y la guardamos para “estar por casa”, fuera del armario.

De esta criba se “han salvado” algunas prendas antiguas que están en buen uso y que me siguen quedando bien y que, sobre todo, son vestidos de diferentes estilos.

3. Colocar ordenando.

Una vez que descarté lo que no quería, pasé a la fase de colocar. Pero no colocar tal y como iba cogiendo las prendas, sino de manera ordenada. Para ordenar, he intentado seguir dos criterios: tipo de prenda y tonos.

Por ejemplo, camisas en la misma zona, y dentro de las camisas, las de color claro juntas, después las de otros tonos y las estampadas para acabar esa parte. Y así con todo…

Es verdad que no es un proceso rápido, pero una vez que lo tienes todo ordenado así, ahorras tiempo a la hora de pensar qué vas a ponerte y con qué.

 4. Prendas atemporales.

A excepción de los abrigos, que los tengo en otro armario, y de algunos jerseys de lana más gruesa, intento no hacer distinciones entre las prendas de diferentes temporadas ya que intento usar todo en todas las estaciones, adaptándolas a la temperatura. Así no me complico tanto en los cambios de temporada.

5. Los zapatos.

Mención aparte merecen los zapatos, sandalias y botas. Reconozco que desprenderme de ellos es algo que me cuesta más. Aún así, algo he avanzado y hay algunos pares (pocos diría yo) que han pasado a mejor vida.

Los zapatos los tengo en varios sitios e intento repartirlos según su uso: en un altillo tengo las sandalias y zapatos de tacón más arreglados organizados en cajas con etiquetas; en otro tengo las botas altas y zapatillas de deporte, también en cajas y etiquetados; y las manoletinas, zapatos y botas de diario, están en el vestidor en cajas de Ikea (de las de tela que se ve el contenid0).

En los zapatos sí hago cambio de armario y, cuando se va el frio, paso las botas a otro sitio y traslado las sandalias al vestidor.

El resultado es muy positivo porque he recordado muchas prendas de las que no me acordaba y al tenerlo todo más ordenado, me resulta más fácil elegir e “inspirarme” para los looks tanto de diario como más especiales.

¡¡Feliz fin de semana!!

0 comments

Leave A Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>