Los cambios de la segunda vez

In: Baby Boom

On: 30 octubre, 2016

Es imposible retomar el blog sin hablaros del cambio más radical que he sufrido en estos últimos meses: la llegada de Jaime a nuestras vidas.

Nació el 25 de agosto. En menos de 4 horas lo teníamos con nosotros y desde ahí, la revolución. Y no porque sea inquieto o llorón, es un niño buenísimo. La revolución llega con todos los cambios (algunos maravillosos y otros más difíciles de gestionar) que conlleva la llegada de un bebé al hogar.

A las que os encontréis en la misma situación que yo:

1. Nada que ver con el primero.

Todo se ve con más calma, nada es tan importante e incluso parece que tengamos más tiempo que cuando nos estrenamos como mamis. Yo personalmente me encuentro más relajada en todo lo relacionado con el bebé.

2. El parto.

En mi caso se cumplió eso de que se reducen los tiempos a la mitad y que todo es mucho más fácil y fluido. Con Juan ya me fue genial, pero la experiencia con Jaime ha sido más increíble todavía.

3. El hermanito mayor.

Eso es lo que más me está costando. Juan es aún pequeño y reclaman mucho nuestra atención. Si, como yo, optáis por la lactancia materna, es casi imposible prestarle la misma  que antes y, a veces, eso es difícil de gestionar para los padres y para los hijos.

La única clave de todo este proceso creo que es la paciencia. A eso, en mi caso, le sumo contar con una pareja involucrada y una “red familiar” con la que podemos contar cuando necesitamos algún ratito de desconexión.

¿Cómo lo habéis llevado vosotros? 

 

0 comments

Leave A Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>