¡Hazlo Bonito!

In: Comunicación & Marketing

On: 21 octubre, 2015

Conozco a muy pocas personas que crean definitivamente que el diseño forma parte del contenido. Ojo, no digo que la mayoría no lo acepte o milite activamente en contra de dicha afirmación, que tampoco es así. Somos seres visuales, de hecho, la comunicación no verbal condiciona la mayor parte de nuestras percepciones tanto en nuestras relaciones con las cosas, como comprar un libro o unos zapatos, como en nuestras relaciones personales, ya se sabe que hay miradas que matan y otras que enamoran. Pero la mayoría, simplemente se conforma. La cuestión es que muy pocas personas graban a fuego en su mirada esas seis palabras con un significado tan demoledor como energizante.

Aunque el tema de esta colaboración son las tendencias, cuidar los detalles al mínimo para que el diseño lance el contenido a las estrellas, no es una tendencia. ¡Y eso es lo mejor! Porque, en cada faceta de nuestra vida, cuidar el diseño es una constante disruptiva; es decir, como no está generalizado, sorprender y sobrepasar la conexión emocional que se logra es tal, que se imprime en la conciencia aún sin pretenderlo.

Y os preguntareis que por dónde se empieza. Lo primero, sea lo que sea que vayamos a hacer, desde redactar un documento, preparar un folleto publicitario u organizar una cena, es poner cuidado en todos los detalles, T O D O S.

handspire

A veces no sabemos cuales son esos detalles porque es la primera vez que nos enfrentamos a la tarea. En esas ocasiones, lo mejor es tirar de una palabra muy de moda: “benchmarking“. Sencillamente se trata de ver cómo lo hacen otros, pero no “otros” cualquiera, sino “otros”, los mejores. Es una buena forma de que no se nos escape nada y causar una estupenda sensación de “me preocupo por lo que hago, sea lo que sea”.

Otra herramienta muy útil es el “amor a primera vista”, esto es lo que se siente cuando un evento, una revista, cómo viste una persona o cómo es el servicio de post venta de un establecimiento, nos impactan de tal forma que pasa a nuestra lista de favoritos irremediablemente. Por eso, si cuando terminas una tarea no estás perdidamente enamorada o enamorado de lo que has hecho, algo falla.

Y aunque hay muchas otras, la tercera imprescindible es “LA EXPERIENCIA“, así en mayúsculas, y no, no… No me refiero a qué experiencia tenemos o hemos tenido, lo que quiero poner en valor es que cuando hagamos algo, lo hagamos para generar toda una experiencia para la persona o personas a las que se destine. ¿Puede ser una experiencia satisfactoria leer un informe de 25 páginas? Pues sí, y también puede ser lo más aburrido que hagamos en nuestra existencia.

packagingHay que construir momentos únicos, visuales, en los que el diseño multiplique, momentos que fijen en el destinatario una sensación única que en el futuro dé sus frutos.
Sin duda, el diseño forma parte del contenido y por eso, hay que ir más allá de los conceptos para darles la forma que transmita todo lo que queremos decir. Y más.

¿Te animas a “hacerlo bonito”?

0 comments

Leave A Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>